Bollos pequeños con cabeza

Nivel de dificultad 
Confirmado

Coste 
Barato

Tiempo de preparación 
1 hora 30 minutos

Tiempo de cocción 
10 minutos

Tiempo de reposo 
12 horas

null
Recién salidos del horno, los bollos caseros tienen un delicioso sabor a victoria. Amasar, leudar, reposar, dar forma… Imposible saltarse un paso en este mágico proceso que transforma la masa en un milagro hinchado y regordete. ¡ Descubre nuestra receta de pastelería !

Ingredientes

Para la masa:

350g

Harina T55

200g

Mantequilla fría cortada en cubos pequeños

40g

Azúcar

20g

Leche

15g

Levadura de panadería fresca

4

Huevos

5g

Sal

Para el dorado:

1

Yema de huevo ligeramente diluida con 1 c. agua

Para los mejillones:

30g

Mantequilla derretida para pincelar en los lados de los moldes

Realización

1

Comienza esta receta de bollos pequeños con cabeza preparando la masa. Disolver la levadura en la leche tibia.

2

Vierta la levadura disuelta en la batidora, agregue la harina, luego el azúcar y la sal. Agrega los huevos. Lo mejor es utilizar huevos muy fríos para que la masa no se caliente demasiado. Trabajar la masa de ganchillo a velocidad 1, hasta que se forme una bola y se desprenda completamente por los lados.

3

Añade poco a poco la mantequilla fría cortada en cubos pequeños mientras amasas a velocidad 2, un poco más rápido. Amasar de 10 a 15 minutos hasta que la masa salga completamente del bol y quede homogénea.

4

Coloque la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada y forme una bola. Regrese la masa a un tazón ligeramente enharinado y cubra con un paño húmedo. Dejar a temperatura ambiente (> 22°C) de 1 hora a 1 hora 30 minutos, la masa debe duplicar su volumen.

5

Cuando la masa haya subido, hay que desgasificarla: trabájala con el puño y luego déjala caer sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada varias veces seguidas para expulsar el dióxido de carbono. Vuelva a colocarlo en el recipiente, envuélvalo en una envoltura de plástico y colóquelo en el refrigerador durante al menos 1 hora, o incluso durante la noche. Esto hará que sea más fácil darle forma a la masa y permitir que se desarrollen los sabores.

6

Cepille sus moldes de brioche con mantequilla derretida.

7

Cortar la masa en trozos de 40 g. Hacerlas rodar con la palma de la mano, sobre la superficie de trabajo, hasta obtener pequeñas bolitas regulares. Con la palma de la mano estirar las bolas de masa para obtener secciones de unos 5 cm de largo. Con el canto de la mano, presionar 2/3 de la masa haciendo rodar la masa sobre sí misma para marcar la cabeza, sin llegar a cortarla.

8

Colocar la masa en el molde, el cuerpo abajo y la cabeza arriba. Con el dedo índice, presiona entre la cabeza y el cuerpo del brioche hasta tocar el fondo del molde, para que la masa quede estable y la cabeza recta.

9

Hornee los brioches durante al menos 1 hora a temperatura ambiente hasta que dupliquen su tamaño, luego cepille con huevo batido antes de hornear.

10

Las piezas grandes se cocinan a 160°C (th. 5/6), generalmente entre 30 y 40 minutos. Los trocitos individuales se cocinan a 180°C (th. 6), entre 8 y 10 minutos. Si sus bollos se doran demasiado rápido, coloque papel de aluminio en la superficie durante la segunda parte de la cocción. Para obtener brioches bien inflados de manera uniforme, coloque sus moldes en una bandeja para hornear y no en la rejilla del horno. La placa concentrará el calor en la parte inferior del molde y aumentará el desarrollo de los bollos.

Jose-Ramon-Andres-Puerta
José Ramón Andrés

Trabajé en restaurantes como Paradis Barcelona, El Dorado Petit y El Cid. Me marché a la capital estadounidense, Washington, donde me instal´r y sigo viviendo. Conocido como gran entendido en la elaboración de la gastronomía catalana,

Deja un comentario